sábado, 21 de enero de 2017

NIEVE Y FUEGO


Las pesquisas de Marcello

Un Jack Russell de pura raza con estudios


Nieve y fuego


nadal2

Nieva en la sierra y en la playa y los políticos de una izquierda a la deriva y ofuscada se arriman a las estufas del Congreso para pedirle al gobierno -cuyo ministro del ramo, el tal Nadal, está en Babia- electricidad barata para las familias pobres asomando así sus cabezas en televisión y disimulando sus guerras fratricidas que van de mal en peor y al grito falso de unidad y con cánticos futboleros de ‘a por ellos, oé oé, oé, oé’. Leer +


Están peleados en el PSOE, donde Sánchez se vuelve a echar a la carretera para liquidar ‘al traidor’ de Patxi y buscar el cara a cara con ‘Susana España mía’, que lo va a recibir en Sevilla a sartenazos. Mientras, la Gestora del PSOE que preside Javier Fernández sigue chupando los caramelitos que les envía Rajoy (el último de menta, el decreto de la cláusula suelo de bancos e hipotecas) para endulzarles la vida e invitarles un poco más adelante a la firma de los Presupuestos de 2017, en la que será la dulce cena de Baltasar.
En Podemos las cosas no van mejor a pesar de los esfuerzos de ‘mamá Bescansa’ por unir a Iglesias y Errejón pero los días pasan y en el blanco horizonte de Vistalegre II no se ve atisbo alguno de pacto, mientras la gata Irene que cuida el trono de Iglesias dice que la dirección de Podemos no puede ser un club de familias políticas. O sea, o manda Pablo con los suyos o se va de profesor a La Habana y se llega a la grupa de su caballo a una guapa dama de la aristocracia madrileña como algún día se sabrá.
Y para que no falte de nada bronca también en IU entre Garzón, que quiere diluir su partido en Podemos, y Llamazares, que reclama la historia del PCE. O sea, la izquierda a palos mientras Trump se sube a bordo del Air Force One, que a partir de ahora será un bombardero B-52, como parece lógico y natural en un personaje tan aficionado al armamento como Trump.
España está helada y nevada pero eso es sólo temporal de unos días, casi un espejismo porque bajo la nieve ya se esconden las cálidas arenas del desierto del Sáhara que no cesa de avanzar por las tierras de España ahora que se están derritiendo los Polos y sube el nivel del mar confirmando el cambio climático que niega Aznar.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario