lunes, 30 de enero de 2017

WASHINGTON-BERLÍN-PARÍS


Crónicas de Europa

Por Josep Borrell. Expresidente del Parlamento Europeo

Washington-Berlín-París


Hamon
En política internacional la semana se ha jugado entre Washington, Berlín y Paris. Mientras acabo de escribir estas líneas, se ha confirmado el esperado triunfo del “radical” Hamon frente al ex primer ministro Valls. Dos hombres que representan dos izquierdas “irreconciliables” dentro del socialismo francés, y a los que todo les separaba en lo que se refiere a la economía y también a Europa. Un acontecimiento que merecerá especial comentario, poniendo en relación el proceso de las primarias del socialismo francés con las que en España hemos demorado hasta mayo. Leer +


En Washington el nuevo Presidente Trump ha seguido desmantelando la herencia de Obama, dinamitando las bases del comercio mundial, haciendo que el principal índice bursátil de Wall Street supere la cifra histórica de los 20.000 puntos  y cambiando la posición de EE.UU. en el mundo.
Ese mundo que viene, titulo de mi anterior colaboración en etas páginas digitales, dependerá crucialmente de la capacidad de Trump de cambiar las reglas de juego de las relaciones internacionales. Y a ello parece dispuesto sin pausa ni tregua. La crisis abierta con México ha provocado la anulación de la visita del Presidente Peña Nieto a Washington, e incluso un cambio de actitud en el futuro de sus relaciones con su gran vecino del Norte. Hasta ahora, el libre comercio con EE.UU era el elemento fundamental de la estrategia de desarrollo mexicana. Pero ahora la elite económica y política del país se pregunta por el precio que tendrán que pagar en la renegociación del Nafta que Trump les anuncia. No es ninguna broma, porque los EE.UU. compran el 80 % de las exportaciones mexicanas y México es su segundo gran mercado. Para el propio Ministro de economía mexicano, tomar la iniciativa de salir del Nafta puede ser mejor que años de inciertas negociaciones de las que siempre se saldría peor de lo que están.
Y así, ante la anulación de la visita del Presidente de México,  el primer rendez-vous internacional de Trump ha sido con la premier británica Theresa May, visualizando esa especial relación trasatlántica en la que los partidarios del Brexit basaban parte de sus esperanzas. Ambos líderes anuncian estar dispuestos a firmar rápidamente un acuerdo bilateral de comercio. Y esa iniciativa se produce antes incluso de que el Reino Unido haya iniciado formalmente el proceso de salida de la UE.
No es extraño que los demás países europeos se sientan molestos e inquietos ante las actitudes de Trump y de May. Especialmente en Alemania, porque en sus recientes declaraciones Trump se ha empleado a fondo contra el modelo alemán y contra la canciller Merkel. Para Trump la Otan es un instrumento obsoleto que solo ha servido para que los europeos hagan free rading en materia de seguridad a costa del contribuyente americano, Merkel ha cometido el “error catastrófico de abrir las puertas del país a los inmigrantes ilegales” , “la UE es un instrumento al servicio de Alemania del que los demás países harían bien en salir siguiendo el ejemplo británico”, y “los Mercedes y BMW tendrán que pagar un 35 % de derechos de aduana para entrar en los EE.UU”.
En Berlín ven con estupor y preocupación que los EE.UU. tiene un nuevo Presidente que parece lanzado a una operación de desestabilización del modelo alemán basado en una seguridad garantizada por dos pertenencia a la Otan, una prosperidad basada en las exportaciones industriales, el respeto a los derechos humanos del que la acogida a los refugiados es a la vez un ejemplo y un símbolo y su incardinación institucional en el proyecto europeo. Casi nada. Ni Putin ha dicho nada parecido. Con amigos así… nos sobran los enemigos.
Por eso Alemania está tan preocupada por lo que pueda ocurrir en las próximas elecciones presidenciales francesas. Si los franceses no optan por un Presidente decididamente europeísta, todo el proyecto europeo estará en grave riesgo de derrumbamiento.
Conviene señalar las palabras de despedida que ha pronunciado en la Sorbona el Presidente Federal Gauk, que será substituido por el actual Ministro de Exteriores  Frank-Walter Steinmeier. Ninguna glorificación de Europa, porque su dramática historia no lo merece. Pero si una llamada a comprender que hoy Europa es quizás más que nunca el “escenario de la lucha incesante de la humanidad por la justicia y al democracia”. Cierto, la Unión Europea tiene muchos problemas, pero no deja de ser el mayor proyecto de civilización después de las guerras del siglo XX. Y al que en el siglo XXI le han salido muchos enemigos, no solamente los británicos con su deseo de retirada, sino también la Rusia de Putin en el Este, la Turquía de Erdogan en el Sureste y ahora Trump por el Atlántico.
Está claro que ninguno de estos líderes comparte los valores fundacionales de la Unión Europea. Y el que va a ser el nuevo embajador americano en Bruselas lo dice con una franqueza que raya con la amenaza, como cuando recuerda que en otras de sus misiones  contribuyo al hundimiento de la Unión Soviética y que ahora hay “otra Unión que también necesita ser un poco neutralizada”. O con el desprecio cuando dice del Presidente de la Comisión Europea que “no pasa de ser un buen alcalde de una pequeña ciudad como Luxemburgo, a donde debería de volver”. Puede parecerles extraño que un embajador utilice un lenguaje tan poco diplomático, pero así aparece recogido ex littere en la prensa alemana y francesa.
Se puede pensar que son bravuconadas al estilo Trump. Y que en reanudad entre el dicho y el hecho hay un trecho. Por ejemplo, el Presidente de los EE.UU. no puede decidir si aumentar los derechos de aduanas con Alemania porque sería contrario a las reglas de la OMC y porque es una decisión que debería adoptar el Congreso americano. Y el nuevo Presidente del Congreso, el republicano Paul Ryan ya ha dicho que no se van a aumentar. De la misma manera que al retirarse del Tratado de Libre Comercio Transpacífico (TPP) Trump no ha hecho más que alancear al moro muerto porque Obama no había presentado ese Tratado a la aprobación del Congreso porque ya sabía que no tenía mayoría para aprobarlo antes de las pasadas  elecciones.
Pero hay muchas cosas que Trump puede hacer desde sus poderes presidenciales para envenenar las relaciones con la Unión europea. Y esta debe reaccionar. Para lo cual es fundamental que el populismo de derechas no gane las elecciones en Francia. Pero suponiendo que los franceses elijan un Presidente demócrata y europeísta, y que además los holandeses y austriacos elijan gobiernos que no estén en rebeldía contra los Tratados europeos, sería necesario que Alemania flexibilice su política económica y abandone la rigidez de los años Schauble.
Merkel y Schultz podrían formar un gobierno que relance la alianza franco alemana, sin la cual no hay posibilidad de relanzar el proyecto europeo. Y para ello los europeos deben estar dispuestos a financiar su defensa de manera más autónoma, desarrollar una política inmigratoria común que controle los flujos sin renunciar a sus valores ni al derecho de asilo, exigir a los llamados GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon) que paguen sus impuestos en Europa, reducir el abismal superávit exterior alemán, que alcanza ya el 9 % del PIB y reinvertir sus excedentes  en un programa de ayuda a las economías del sur de Europa. En pocas palabras, mas solidaridad en la zona euro, Europa de la defensa y política inmigratoria común, deberían ser las respuestas europeas para hacer frente a las tormentas que provocaran las decisiones de Trump en Washington.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada