Leer +

Estos son los verdaderos “baluartes” del turismo en España. Y no los que los medios generalistas sirven en el menú informativo cada X tiempo con la consecución del enésimo récord de turistas extranjeros recepcionados. ¡Señores! ¡Que en el año 2013 se necesitaron grupos de cerca de 2.000 nuevos extranjeros visitando el país para crear un solo puesto de trabajo! Y, probablemente, tan solo fue a tiempo parcial, además de temporal y precario no va más.
Pero esta y no otra es la actual realidad económica de España. Por más que el enfoque eufórico, desmedido y falto de rigor y análisis de los medios de comunicación masivos, quieran hacerle creer al país entero que acaba de ganar otro mundial o que son los campeones de Europa. Lástima que solo jueguen -y ganen- 11.
2013, como se ha indicado, fue el peor año. Pero en 2016, con otro nuevo récord de 75,6 millones de turistas extranjeros visitando (nos) -y que supuso un incremento del 11% con respecto a 2015-, el crecimiento del empleo en el sector turístico apenas llegó al 5%, creándose tan solo un nuevo puesto de trabajo por cada 75 nuevos turistas extranjeros recepcionados.
En total, desde el año 2010, la ascendente evolución del turismo en España, medido en número de visitantes, ha sido tres veces superior al ritmo de crecimiento del empleo en el sector (incluyendo los datos de empleo a tiempo parcial). Y mientras las cifras de recepción han aumentado un 43% desde dicho año -partiendo de 52,7 millones de turistas extranjeros y llegando a los 75,6-, las de empleo han crecido solamente un 14%, variando desde 1,9 a 2,2 millones personas ocupadas, según los datos de Turespaña.
Además, en media, en los últimos seis años, se han necesitado bloques de 88 nuevos turistas para crear un nuevo puesto de trabajo en el sector, de manera que ni doblando el volumen de turistas recepcionados -una hipótesis imposible, porque no hay estructura para ello-, el sector sería capaz de absorber a otros 300.000 trabajadores más. Y esta cifra, sin ser despreciable, no representa una solución relevante para el mercado laboral de España, cuyo volumen de paro registrado aún se encuentra próximo a los 4 millones de personas.