miércoles, 8 de febrero de 2017

EL ASTUTO MAS NO SE ENTERÓ DEL INCUMPLIMIENTO


La bolsa o la vida

El blog de Fernando González Urbaneja, periodista y analista económico y político

El astuto Mas no se enteró del incumplimiento


mas_recortada

El paseíllo del señor Mas y sus colegas hasta el Tribunal Superior de Cataluña formará parte de la iconografía separatista aunque tiene muy poco d ejemplar. Más gestual que efectiva, la demostración de fuerza frente a los tribunales casa bastante mal con las pretensiones democráticas de los protagonistas. Leer +


La actualidad política mundial está poniendo en valor, más que nunca, el papel de los tribunales. En Inglaterra los jueces han obligado al ejecutivo a circular por el Parlamento el Brexit. El mandato no vinculante del referéndum no limita el poder del legislativo ni, por supuesto el de los tribunales. Y la cuestión es crítica para el funcionamiento del sistema. De momento el Parlamento no ha parado el Brexit, pero se reserva la capacidad para hacerlo o para recomendar otro referéndum durante o al final de la negociación. Sin descartar unas elecciones que den un vuelco a todos los mandatos.
En los Estados Unidos el conflicto entre el ejecutivo Trump y el poder judicial solo ha tardado dos semanas y estamos en el principio de un largo conflicto que tendrá nuevos capítulos a medida que Trump despliegue todo su repertorio. La respuesta inicial del presidencia ha sido de desdén hacia los jueces que no le bailan el agua, y solo estamos empezando.
En Cataluña el expresidente Mas protagoniza una lógica semejante; desde hace años el gobierno catalán incumple la legislación vigente y las sentencias de los tribunales en varios aspectos, empezando por la normativa lingüística, y no ha pasado nada. De manera que es una novedad que la citación del Tribunal de Justicia al señor Mas y a varios colaboradores por el seudo-referéndum haya merecido la respuesta más desdeñosa y desconsiderada.
Pero tan anómalo como lo anterior es la astucia de Mas ante los jueces, la disculpa de que no se sintió debidamente informado por el Constitucional es una demostración decepcionante de hipocresía. Pero acredita que el personaje se siente por encima de la justicia, un demócrata de boquilla que ignora o desprecia principios básicos de la democracia como son el equilibrio de poderes y el sometimiento a normas.
Cada día es más obvio que el separatismo catalán no se disolverá por sentencias judiciales, los separatistas se han situado en otro plano, en un victimismo que ampara sus excesos, incumplimientos e ilegalidades en un designio superior a todo, su sentimiento de seres distintos a los demás. El astuto Mas dice que no entendió la resolución del Constitucional, que no le advirtieron de posibles consecuencias. ¡menuda cara dura!
Compártelo:
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario