miércoles, 15 de febrero de 2017

LA SENTENCIA DE LA INFANTA QUE SE HACE ESPERAR


En el andén

Blog de Melchor Miralles en Republica.com

La sentencia de la Infanta que se hace esperar


infantaEl 31 de enero hizo un año del comienzo del juicio por el ‘caso Nóos’ en la Audiencia de Palma, que sentó en el banquillo de los acusados a la infanta Cristina de Borbón, Iñaki Urdangarín y otros catorce acusados. La vista oral se celebraba a su vez cinco años después de comenzar las investigaciones, una de las piezas separadas de la causa conocida como Palma Arena. El juicio terminó el 22 de junio del año pasado, y siete meses después seguimos esperando el fallo, la sentencia. Me dicen que estará a primeros de marzo. Se lo están tomando con calma la presidenta del tribunal, Samantha Romero, y sus dos colegas, Eleonor Moyá y Rocío Martín. Me dicen en medios judiciales que el fallo aún no está votado, que hay discrepancias serias, y que andan tensas sus señorías, buscando además afinar al máximo un texto legal que, hagan lo que hagan, va a dar que hablar. Parece que no la vamos a conocer hasta dentro de al menos un mes y que habrá un voto particular. Leer +


La Justicia, con la lentitud que se imparte en España, es mucho menos justa. En este caso se han practicado pruebas hasta la saciedad, las partes han alegado cuanto han considerado conveniente, el fiscal finalmente mantuvo su acusación contra Urdangarín y optó por exculpar a la Infanta, que tuvo en el Ministerio Público y en el abogado del Estado un complemento perfecto en su defensa. El polémico sindicato Manos Limpias mantuvo la petición de pena para la Infanta, y ya conocen los trajines y los trapicheos que hubo para influir en las decisiones respecto a la hermana del Rey.
Entiendo que se trata de una resolución judicial de calado y que la presidenta del tribunal, y ponente del fallo, quiera hilar fino. Pero conste también que el fallo debía haber estado listo en diciembre, y la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Baleares le concedió a la presidenta y ponente una prórroga hasta el 31 de marzo y fue declarada exenta de reparto para que dispusiera de más tiempo para aquilatar la sentencia.
Se habla de que la sentencia podría tener más de mil folios de extensión, lo cual puede suponer un récord, por encima de fallos de causas tan complejas como la matanza de Atocha, el asesinato de los Urquijo o el 11-M y causas mucho más alambicadas, con muertos encima de la mesa y formidable repercusión social también, en diferentes ámbitos.
Hay muchos rumores circulando. El más intenso apunta a la absolución de la infanta Cristina, y la condena de Urdangarín. Las diferencias esenciales de criterio entre las magistradas estarían en que no hay acuerdo respecto a todas las acusaciones que pesan sobre el cuñado del Rey. De alguna de ellas saldría absuelto, probablemente de malversación de caudales públicos y malversación, por no ser funcionario o cargo público, y están midiendo con precisión los años que se le imponen, conscientes de dónde está el límite que podría obligar a decretar su ingreso en prisión.
Tanto retraso genera incertidumbre en la opinión pública, abona la impresión generalizada de que puedan existir presiones de todo tipo sobre el tribunal y genera en los acusados una inseguridad jurídica que no es deseable en ningún caso. Al margen del fondo del asunto, todo lo relacionado con este proceso ha sido un dislate, y sus señorías están poniendo la guinda. Bueno, no, la guinda puede ser la sentencia, cuando se conozca.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario