martes, 7 de febrero de 2017

LAS MÁQUINAS NO SABEN DE SUFRIMIENTO, PERO LAS TRABAJADORAS SI CONOCEN EL MIEDO

Las máquinas no saben de sufrimiento, pero las trabajadoras si conocen el miedo – Zoe Arcanio


Dice el periódico que ha muerto un hombre, de 32 años de edad, de una parada cardiáca cuando ejercía su trabajo en la cooperativa Vicasol, ubicada en Vícar (Almería) Ha muerto en el trabajo pero, aparentemente, no a causa de él: Muere en Almería un trabajador tras sufrir un infarto en una cooperativa – Europapress 
Leer +
Cuenta una compañera suya que mientras él moría, “La máquina seguía vomitando tomates a toda velocidad y la música seguía ensordecedora por encima del ruido del almacén”. La jornada laboral seguía, estupefacta, como si él no se hubiese ido ya, todos en sus puestos de trabajo, entre llantos y susurros. No es un caso aislado. No es la primera vez.
No es el único. Las cadenas de producción y envasado no paran aunque un compañero muera en sus narices. Las maquinas no saben de sufrimiento. Los trabajadores si saben de explotación, de jornadas laborales interminables, de no llegar a fin de mes.
Ayer las estadísticas lo decían claro: un 96 % del trabajo que se ha creado en Andalucía el último mes son contratos temporales, precarios, sin convenios justos. Es difícil defender tus derechos cuando solo ese sueldo precario entra a tu casa y alimenta, poco, a toda tu familia.
Seguimos viviendo en un deja vú permanente, en lo ominoso de la repetición de lo mismo. La naturaleza de la política económica del PP y el PSOE aumenta la brecha de la desigualdad y solo genera trabajo precario. Sus dos reformas laborales debilitan la negociación colectiva e impiden la defensa de convenios laborales justos y la lucha por nuestros derechos.
“¿Qué podríamos haber hecho por él” (Se pregunta su compañera) “Si ahí estábamos, atadas a nuestro puesto de trabajo, al sueldo que mantiene nuestras familias y nos impide protestar o tomarnos unos minutos descanso cuando algo tan terrible sucede a tu lado”. ¿Qué podemos hacer por él?
Crear empleo de calidad es avanzar hacia otro modelo en Andalucía y es, entre otras cosas, derogar las dos reformas laborales, la del PSOE y la del PP, para recuperar los salarios, fortalecer la negociación colectiva y acabar con la inestabilidad laboral y el miedo.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada