domingo, 5 de febrero de 2017

¿OTRO AÑO MÁS SIN GRAVAR LAS TRANSACCIONES FINANCIERAS?

¿Otro año más sin gravar las transacciones financieras?

Ricardo Zaldívar – Consejo Científico de ATTAC España
En el mes de enero se han cumplido cuatro años desde que el Consejo Europeo, apoyándose en la Directiva de un sistema común de Impuesto sobre Transacciones Financieras (ITF) redactada por la Comisión Europea, aprobó el Mecanismo de Cooperación Reforzada para aplicar el impuesto en once países, entre ellos España. La Directiva, muy insuficiente para muchos, al menos borraba de un plumazo la falacia de la imposibilidad técnica de un impuesto a las compraventas de activos financieros. Han sido cuatro largos años en los que la banca de negocios y el gran lobby financiero han maniobrado para dificultar que esos once gobiernos europeos se pusieran de acuerdo en una propuesta operativa de ITF aplicable a sus territorios.
¿Otro año más sin gravar las transacciones financieras?
Foto: ATTAC
¿Por qué es necesario gravar las transacciones financieras? Leer +


Felizmente la respuesta a esta pregunta ya está cada vez más clara para la mayoría de la ciudadanía gracias a que desde hace quince años organizaciones como ATTAC han difundido razones contundentes por las que es socialmente saludable y urgente atacar el casino financiero a través del ITF y frenar la gran orgía de la especulación. Así lo prueban los resultados del Eurobarómetro en 2011. A la pregunta ¿está usted a favor del Impuesto a las transacciones financieras a nivel global o europeo, si solo se aplica a las transacciones entre operadores financieros y no a los ciudadanos en general? el 61% de los encuestados de los 27 países de la UE [1] respondió afirmativamente. Porque resulta difícil entender y justificar que en todos los países del mundo los impuestos indirectos graven cualquier compraventa que se haga… salvo las de activos financieros (acciones, bonos, divisas, derivados…). Sería muy oportuno que el Eurobarómetro 2017 incluyera de nuevo una pregunta similar para confirmar el avance del apoyo ciudadano a la propuesta de ITF.
Pese a esa clara voluntad popular favorable al ITF, 2016 ha sido otro año en el que una vez más lo único conseguido por los diez Ministros de Finanzas de la Unión Europea, que negocian actualmente el impuesto (Estonia ha abandonado el grupo), ha sido marear la perdiz. En el ECOFIN de octubre de 2016, el Comisario de Asuntos Económico, Pierre Moscovici, declaró que el acuerdo nunca ha estado más cerca, pero Luis de Guindos reconoció a continuación que, de producirse, la entrada en vigor del ITF no sería antes del 1 de enero de 2018. Algo parecido se dijo el año pasado. Y el anterior. La banca de negocios y el gran lobby financiero ven con satisfacción como una propuesta a la que se oponen frontalmente se debilita al seguir empantanada en estériles discusiones entre los responsables de Finanzas de Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia y España, los diez países que negocian la implantación del impuesto. Una propuesta que en su versión más ambiciosa aplicaría un tipo impositivo bajo (0,1%) a la compra y venta de acciones y bonos, y otro mucho más bajo aún (0,01%) a los productos derivados, quedando sin gravar la descomunal especulación con divisas.

¿Hay alternativa a este bloqueo para aplicar de inmediato el ITF en España?
Sí hay alternativa y pasa por el Parlamento español. Con voluntad política, escasa en quienes nos gobiernan, podría conseguirse en unos meses una mayoría suficiente para que los grupos parlamentarios, que defienden el ITF, tramiten y aprueben una ley que aplique el impuesto en España, como ya lo han hecho otros países como Francia e Italia. La propuesta tendría que asumir los presupuestos de la Directiva europea, pero ir más allá en tipos impositivos y base imponible, algo muy factible dado el carácter de mínimos del ITF europeo. Por ejemplo, los tipos impositivos sobre acciones y bonos podrían acercarse al 0,5% (en Francia lo acaban de subir del 0,2 al 0,3%). Y las divisas tendrían que ser gravadas y entrar en la base imponible del impuesto.
Es cierto que establecer un ITF como el propuesto sería solo parte de solución a la actual desregulación y caos financiero. Caos provocado por la posibilidad de apalancamiento financiero sin límites, la colusión entre banca comercial y de negocios, la ausencia de una banca pública, la especulación desenfrenada con derivados de materias primas y productos energéticos, la penalización fiscal discriminatoria del trabajo respecto al capital… Pero el ITF es una herramienta poderosa para combatir la especulación financiera por reducción de las transacciones a muy corto plazo y el consiguiente freno a la inestabilidad de los precios de activos a largo plazo. Y conseguir su aplicación inmediata es un objetivo al alcance de la sociedad española que en los últimos cinco años ha tomado conciencia de la responsabilidad de la banca de negocios y de los grandes lobbies financieros en la larga crisis que afecta al sistema.
Pero una cosa debe quedar claro a esta ciudadanía que se ha declarado a favor del ITF. Sin aumentar la presión popular sobre nuestros representantes políticos, el Impuesto a las Transacciones Financieras seguirá durmiendo en un cajón a mayor gloria de las élites financieras.
El Salmón Contracorriente
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada