jueves, 16 de febrero de 2017

SI VAS A VOLVER AL PSOE, PIDE QUE TU CAMINO SEA LARGO


mmSi vas a volver al PSOE, pide que tu camino sea largo

Desde que lo descalabraran a golpe de telepizza, Pedro Sánchez emprendió un viaje iniciático con la finalidad de tomar el pulso al socialismo patrio y acabar recobrando los mandos del partido. Podría parecer que los dos objetivos son el mismo, pero no: no sólo son dos distintos sino que son antitéticos. El primero florece en la calle, entre cigarrilos mal liados y pensiones que no llegan a fin de mes; el otro, en los sillones de consejeros de las hidroeléctricas y en los pasillos de Ferraz, junto a abrazos que concluyen en puñaladas por la espalda. Varias décadas de baronazgo, zapatetas y felipismo irredento lo atestiguan. Sánchez iba dándose baños de militancia para intentar quitarse el tufo a traición de la gestora, ese olor andaluz a fritanga que no se va ni a tiros. Leer +


Nadie puede bañarse dos veces en el mismo río pero, aunque Ángel González diga lo contrario, sí que puede meterse dos veces en el mismo lío. Para tomar impulso, Sánchez se ha ido hasta Sudáfrica, un periplo tal vez demasiado largo pero es que tiene que hacer tiempo antes de retornar a casa. Odiseo tardó unos veinte años en volver a Ítaca, la mitad guerreando ante los muros de Troya y la otra mitad haciendo turismo de aventura por el Mediterráneo. Por el camino, esquivó monstruos, cegó cíclopes, desoyó el canto de las sirenas y, sobre todo, folló mucho. Una vez satisfecha la libido, llamó a las puertas de su palacio disfrazado de mendigo y se dedicó a cotillear cómo iban las cosas en su ausencia. Mal, iban mal, querían hacerle la cama en los varios sentidos de la expresión. Al final empaló a los pretendientes uno por uno, recobró a Penélope y regresó al trono de Itaca.
A Sánchez no le faltan ganas ni monstruos con los que luchar, pero sí varios detalles para completar este circuito mítico. Para empezar, le faltan varios años de destierro, y para terminar, le sobra un cruce de Polifemo con Penélope que se lo quiere comer vivo entre tapa y tapa. Entre la Escila del susanismo y el Caribdis del felipismo, Sánchez ha optado por irse bien lejos, a visitar la celda de Nelson Mandela, donde le han sacado una buena tanda de fotos. No en vano, Robben Island es uno de los principales centros turísticos del postureo político, apenas igualado por la estatua de Abraham Lincoln en Washington y la tumba de Olof Palme en Estocolmo.
En su Democracy Death Tour, Sánchez ha hecho suya la solemne bandera de pana del psocialismo, la misma que apartan a un lado cuando toman el poder y que en seguida recogen cuando vienen mal dadas. Sin ir más lejos, la semana pasada han presentado una proposición en el Congreso para que la podre del Caudillo sea extraída del Valle de los Caídos. Se les ha ocurrido ahora que están en la oposición, aunque podían haberlo hecho durante cualquiera de las legislaturas de las que han disfrutado en los pasados decenios, algunas de ellas con mayoría absoluta. El PSOE siempre intenta regresar al socialismo: el problema es que todavía no ha ido.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario