martes, 7 de febrero de 2017

TODO VALE EN PODEMOS

Manolo Monereo - http://socialismo21.net
El pedir el voto para el secretario general y para el equipo de Íñigo, no busca la unidad ni la síntesis en la dirección. Esto es parte del argumentario para ganar elecciones; lo que se busca es derrotarlo y para ello el medio adecuado es construir una dirección con mayoría de Íñigo Errejón, sabiendo que Pablo no va a ser el secretario general si está en minoría y que, presumiblemente, la política aprobada sería claramente diferente a la propuesta por él.    Leer +

 Hemos pasado del “todo vale contra Podemos” al “todo vale en Podemos”. Es una dialéctica terrible que se auto alimenta y que deja a la formación morada al borde del precipicio. Pensábamos que lo habíamos visto todo: no es así y me da la sensación de que no será así en los próximos días. El sector de Errejón ha iniciado una campaña que supone un cambio profundo y un ir más allá de lo conocido y practicado. El cartel lo dice todo: Pablo e Íñigo abrazados y el slogan “Vota al equipo de Íñigo y a Pablo como SG”. A mi juicio, se trata de algo rompedor y que señala un cambio de fondo en el enfrentamiento existente en Podemos. Lo diré así: se trata de una estrategia electoral para derrotar política, orgánica y personalmente a Pablo Iglesias, planificada por un equipo solvente de profesionales y ejecutada multidireccionalmente. ¿Dónde reside la novedad? Se interiorizan hasta el final la metodología de las primarias norteamericanas en su objetivo central: ganar cueste lo que cueste.
Se dirá que esto ya ha ocurrido otras veces. Creo que hay un cambio de cualidad. La metodología de ganar implica una estrategia y una subordinación del discurso, de la propuesta y del debate al objetivo principal, que no es otro que vencer. El debate democrático de los partidos de masas de tradición obrera ha sido muy diferente: primaba la deliberación, la centralidad del debate de ideas y propuestas, la síntesis programática y unas direcciones capaces de integrar sensibilidades y corrientes. Es claro que esto responde a diversas culturas políticas y a diversos tipos de partido y, más allá, a diversas formas de entender la política y la democracia. Paradójicamente, esta estrategia electoral, más allá o más acá de lo que dicen sus promotores, favorece el caudillismo, la contraposición de bloques excluyentes y la oposición político-programática. Todo está encaminado a vencer y a este objetivo se subordina todo.
La estrategia electoral de Íñigo Errejón presupone diversos fundamentos que merece la pena desvelar, tratarlos analíticamente. Reconoce con meridiana claridad que Pablo Iglesias no tiene alternativa como Secretario General de Podemos, es decir, quien quiera ganarle tiene que confundirse con él, estar junto a él, parecerse a él. Se podría pensar que si esto es real, es bastante absurdo erosionarlo, denigrarlo, aislarlo y, las más de las veces, combatirlo. La complementariedad entre lo externo y lo interno ha funcionado de modo relevante y una parte del trabajo ya se ha hecho. Pero no hay que engañarse. Se usa la foto de cartón de Pablo Iglesias en el escenario  para vencerlo en su propio territorio. Es algo así como derrotar a Pablo Iglesias de la mano de Pablo Iglesias. Hay sofisticación y una estrategia especialmente solvente, todo desde un saber hacer en diversos planos, para diversas direcciones, que acaban anudando en una estrategia que se pretende vencedora.
Pablo Iglesias ha repetido muchas veces que solo continuará de secretario general si su propuesta política triunfa y su equipo es mayoritario, desde la voluntad de integrar a todos los sectores en una dirección plural, especialmente respetuosa con las minorías. Diferenciar política, equipo dirigente y secretario no solo es algo que va contra el sentido común, sino que convierte al dirigente o a la dirigente en una especie de oportunista integral. La política sería mandar por mandar; la dirección y su secretario tendrían que realizar iniciativas con las que no estarían de acuerdo. Al final, lo que se cercena, lo que se limita es el derecho a decidir de las personas inscritas porque podrían estar decidiendo unas políticas y unas direcciones contradictorias entre sí. A mi juicio, este sin sentido es solo aparente y tiene, por así decirlo, sentido, que no es otro que intentar dejar en minoría en el Consejo Ciudadano a Pablo Iglesias para obligarle a dimitir y no ser culpabilizada la nueva dirección de la salida del secretario general.
Ya lo he dicho antes, el pedir el voto para el secretario general y para el equipo de Íñigo, no busca la unidad ni la síntesis en la dirección. Esto es parte del argumentario para ganar elecciones; lo que se busca es derrotarlo y para ello el medio adecuado es construir una dirección con mayoría de Íñigo Errejón, sabiendo que Pablo no va a ser el secretario general si está en minoría y que, presumiblemente, la política aprobada sería claramente diferente a la propuesta por él.
Se puede decir formalmente que todo esto es legítimo. Yo no estoy de acuerdo. No se puede usar a un secretario general con cuya política y con cuyo equipo no se está de acuerdo, para combatirlo en su propio territorio e imaginario. Lo legítimo, a mi juicio, es el debate político, la elección democrática entre diversas listas que se correspondan con distintas políticas y optar a la secretaría general. Lo que se está haciendo es, justo es reconocerlo, una sofisticada estrategia electoral bendecida por todos los medios. Ahora bien, con esta política, sea cual sea el resultado, se pone muy difícil el día después y se crean obstáculos casi insuperables para el próximo futuro. El “todo vale contra Podemos” y el “todo vale en Podemos” en su complementariedad dialéctica daña al proyecto y dificulta la unidad de Podemos.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada