martes, 4 de abril de 2017

DE MURCIA A MADRID


Las pesquisas de Marcello

Un Jack Russell de pura raza con estudios

De Murcia a Madrid


636268146534017689w
La petición del juez Velasco de la Audiencia Nacional de que se le impute al presidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez deja al PP murciano y nacional a los pies de los caballos judiciales cuyas riendas mantiene tensas el ministro Catalá, a través de los fiscales, lo que no impedirá que Sánchez caiga por la censura en marcha que están ultimando PSOE y C’s y que ya veremos cómo acaba. Leer +


Pablo Casado se hizo ayer un lío notable ante los medios para explicar lo ocurrido en Murcia, cuestión que está desgastando al Gobierno de Rajoy y haciéndole perder energías y tiempo cuando tiene por delante cuestiones de mucho más empaque y alcance nacional. ¿Por qué el empeño de Rajoy en salvar a su Sánchez particular? No se sabe y no se entiende pero todo nos dice que en Murcia hay un enorme gato encerrado.
El que lo tiene que cazar es Albert Rivera clarificando de una vez por todas la posición de su partido en esta crisis que dura demasiado y que acabará mal para todos si no se corta por lo sano. Porque no se entiende que C’s apoye los Presupuestos de un Rajoy que no cumple su pacto de investidura con C’s en materia de corrupción.
Esto es lo que la la política española se llaman los ‘compartimentos estancos’ que hace que políticos enfrentados en un salón se acuesten luego juntos y en la misma cama en el dormitorio de esa casa común. Lo que causa n cierto estupor a los ciudadanos.
Y no digamos lo que ocurre en el PP de Madrid de Esperanza Aguirre donde no cesan de aparecer datos sobre la corrupción de este partido cuando ella lo presidía. Las ranas corruptas de la charca de Aguirre ya se cuentan por docenas y ella impertérrita, pero con cara de malas pulgas, dice eso de ‘a mí no me consta’, mientras que en el cielo madrileño retumba una carcajada monumental.
Por Aguirre no pondrá Rajoy la mano en el fuego sino más bien en el botón del disparadero. Pero la condesa de Bombay se niega a dimitir asumiendo su responsabilidad política, no vaya a ser que se pongan a cantar las ranas que ya están imputadas y que ella se eche a temblar. Porque si le consta y como dijo Paco Granados desde la prisión en el PP de Madrid nada se hacía sin su consentimiento o su aprobación.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario