miércoles, 19 de abril de 2017

EL ESTIGMA DE COMPARECER: RAJOY TESTIGO ANTE LA AUDIENCIA


La bolsa o la vida

El blog de Fernando González Urbaneja, periodista y analista económico y político

El estigma de comparecer: Rajoy testigo ante la Audiencia


Rajoy
No es insólito, pero si anómalo y excepcional que un presidente del gobierno en ejercicio comparezca ante un tribunal siquiera sea como testigo en un caso que le concierne: la financiación irregular de su partido. Lo que se pretende es que el presidente aparezca como un simple mortal, debilitado, cuestionado, ante un tribunal para ser interrogado como testigo. La ley lo tiene previsto, por tanto es posible. La debilidad radica en que el Presidente tendrá que responder preguntas, incluida alguna insolente. El premio es el estigma que supone comparecer, asistir, esperar a ser llamado y sentarse frente a jueces, acusaciones y defensas. Leer +


La decisión de los magistrados (2 a 1) es un ejercicio de poder, una manifestación de independencia (aquí no miramos ni distinguimos a las personas) que no producirá ningún giro en el caso. La fiscal ha señalado (también el abogado del estado) que el testimonio de Rajoy no es “ni útil ni necesario” que será redundante para el esclarecimiento de los hechos. Un argumento práctico que ha parecido insuficiente a dos magistrados que hoy deben sentir ese cosquilleo que produce hacer historia, aunque sea historia vana.
Bill Clinton sabe lo que es comparecer ante fiscales siendo presidente, pero en Europa resulta anómalo y tiene una explicación confusa, entre otras razones porque el sistema judicial español no es modélico por casi nada. La decisión de los dos magistrados de la Audiencia huele a “mani pulite”, aquella operación de la fiscalía de Milán que el año 1992 empezó a desenmarañar las tramas de corrupción y financiación irregular de los partidos políticos italianos que acabo con buen parte del modelo político de la República italiana de la postguerra.
¿Ayudará a la investigación la testifical de Rajoy? Es improbable pero desde luego que va a contribuir al espectáculo. El juicio está previsto que empiece en octubre y el desfile de testigo, que es largo y muy lúcido, tomará su tiempo, de manera que es imposible estimar hoy cuándo deberá presentarse el Presidente Rajoy ante los jueces pero como la tostada suele caer del lado de la mantequilla, será en un momento incómodo para los populares. Hoy los jueces han marcado un tanto a la política y la oposición se entusiasma sin reparar en que lo que hoy es aplaudido mañana tocará en carne propia y no sentará tan bien.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario