martes, 25 de abril de 2017

EL TRAMABÚS DE PODEMOS EN MURCIA

El Tramabús de Podemos recorre los escenarios de la corrupción en Murcia con Pedro Antonio Sánchez como "invitado especial"

La región es la primera parada después de Madrid y hoy va a Cartagena




Los diputados de Podemos frente al Tramabús


Los diputados de Podemos frente al Tramabús JM Vilar Bou / Murcia   Leer +
El Tramabús de Podemos recorrió ayer los escenarios de la corrupción en la ciudad de Murcia. Se trata de la primera parada, después de Madrid, de la campaña que pasea por España los rostros de los personajes señalados por el partido como protagonistas de lo que denomina “trama”.
A Aznar, Blesa, Pujol, Rato o Bárcenas, se ha sumado como “invitado especial” Pedro Antonio Sánchez, ex presidente de Murcia, cuya cara decora el frontal del vehículo.




“No es casualidad que Murcia haya sido la primera parada después de Madrid”, manifestó el secretario general de Podemos en la región, Óscar Urralburu. “Aquí llevamos dos meses asistiendo al desmoronamiento de una trama pestilente de corrupción que tiene comno núcleo el palacio de San Esteban”, sede del Gobierno autonómico.
El tramabús exhibe también al presidente español, Mariano Rajoy, de espaldas y con un móvil enviando a Bárcenas el celebre “Luis, sé fuerte”.
En la parte trasera del bus se lee: “Un vaso es un vaso, un plato es un plato, una mafia es una mafia”.
Precisamente, uno de los personajes que adornan uno de los laterales es Esperanza Aguirre, quien dimitó ayer como presidenta del PP de Madrid.
“Era la crónica de una muerte anunciada”, manifestó Urralburu.
El diputado en el Congreso por la Región de Murcia, Javier Sánchez Serna, afirmó: “Pasamos de un epicentro de la corrupción a otro, porque no se trata de manzanas prohibidas en una cesta, sino de toda una manera de gobernar”.
Añadió: “Merecemos una Murcia gestionada por políticos que trabajen para la gente y no para sí mismos”.
El Tramabús recorrió las calles del centro de Murcia suscitando gestos de sorpresa, humor o desconcierto entre los transeúntes.
En su camino, el vehículo se llevó varias muestras de apoyo, y también alguna mirada hostil.
La primera parada fue la vieja Condomina, antiguo estadio del Real Murcia, “cedido por el Ayuntamiento sin ninguna contraprestación a la UCAM”, denunció Javier Sánchez.
Esta visita sirvió a Podemos para señalar “el trato a favor del Ayuntamiento a la Universidad Católica de Murcia”, a la que tildaron de “lobby” del PP.

La siguiente parada fueron los barrios de la Paz y la Fama, donde en 2007 fue derribada “de manera irregular y sin permisos” una ya icónica guardería pública.
El proyecto, promovido por el empresario López Rejas, pretendía derribar 1.500 viviendas para levantar un barrio nuevo con bloques de 30 plantas. Nunca se llevó a cabo.
Hoy tanto el entonces alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, como López Rejas están imputados por, entre otros, el caso Umbra.
“Se derribó esa guardería con el fin de especular, y esos niños tuvieron que ser trasladados a barracones”, denuncia Sánchez Serna.
El autobús pasó después ante la sede de Aguas de Murcia (Emuasa), el 51% de la cual pertenece al Ayuntamiento de Murcia y el 49% a la empresa Hidrogea.
La diputada regional de Podemos María Giménez aprovechó para recordar que “los vecinos de Murcia pagan la factura del agua más cara de España” y denunció lo que denominó “la trama del agua”, así como las posibles ramificaciones en Murcia del caso Pokemon.
El Tramabús se acercó entonces a las inmediaciones del Palacio de San Esteban, sede del Gobierno regional, al que Urralburu definió como “la cueva de Alí Babá durante los últimos veinte años”, en referencia al ex presidente Ramón Luis Valcárcel.
Urralburu definió a éste como el “capo di capi de la corrupción en Murcia” y le acusó de “huir a Bruselas”.
Tuvo también palabras para el que será investido como próximo presidente de Murcia, el popular López Miras. Lo definió como “el muchacho de los 33 años que no tiene carrera y que acabará como sus antecesores”.
Junto a la sede del Gobierno regional se encuentran las ruinas de San Esteban, “10.000 metros cuadrados de medina musulmana, el mayor conjunto arqueológico de estas características del Mediterráneo”, explicó Javier Sánchez Serna.
“El PP pretendía destruirlo para construir un parking, y tuvo que detenerlos la acción ciudadana y un tribunal ordinario. No cuidan ni a su patrimonio ni a su gente”, lamentó.
La “ruta de la corrupción” por Murcia incluía también la urbanización Joven Futura y los terrenos de Nueva Condomina, ambos “objeto de especulación”. También el aeropuerto de Corvera, “del que nunca ha despegado un avión, pero que cuesta 22.000 euros diarios a los murcianos”, denunció el diputado regional de Podemos, Andrés Pedreño.
“Estamos ante el declive de un sistema de ‘omertà’ basado en la corrupción sistémica, y al que ni ciudadanos ni jueces ni fiscales podían poner en cuestión”, señaló Urralburu. “Pero desde 2015 toda esta podredumbre está aflorando”.
El Tramabús viaja hoy a Cartagena.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario