viernes, 28 de abril de 2017

UNA MOCIÓN DE CENSURA DE PIROTECNIA Y… CONTRA EL PSOE

¡Viva la Pepa!

Blog de José Oneto. Consejero editorial del diario de internet Republica.com

Una moción de censura de pirotecnia y… contra el PSOE

Podemos
Podemos sigue adelante con su proyecto de presentar una moción de censura en el Parlamento, en los próximos días o semanas, contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a pesar de no contar con los apoyos suficientes como para desalojar al actual Presidente del Gobierno del poder. Ante la situación de emergencia democrática, en la que se encuentra el país, tras el estallido, de lo que es, sin duda, el mayor escándalo de la legislatura: el caso Ignacio González, un caso especialmente grave por lo que significa de saqueo del Estado, desde nada más y nada menos que la Presidencia de la Comunidad de Madrid y, desde una de sus empresas publicas más rentables; el Canal de Isabel II, Pablo Iglesias ha iniciado los trámites de una moción de censura sin posibilidades reales de triunfo. ”Se vive un estado de excepción democrático, con un saqueo público permanente” se ha justificado Iglesias, para dar este paso. Leer +


Mientras otros partidos pedían la comparecencia de Rajoy ante una Comisión de Investigación de la financiación ilegal del PP, Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, sin pactarlo previamente con nadie, excepto con Compromís y las Confluencias, anunciaba una moción de censura, minutos después de haber hablado con la Gestora del PSOE, partido necesario para cualquier moción de censura y que está viviendo su crisis interna con la convocatoria de unas primarias que tiene dividido al partido y, cuyo resultado final está muy reñido. Plantearles, ahora, a la dirección socialista, la intervención en una moción de censura a un partido que gracias a su abstención permitió hace unos meses, la elección de Rajoy, es tenderle una trampa de elefantes y meter más tensión en la crisis interna que vive el partido.
Al final, no se sabe si la moción de censura es contra Rajoy, o contra Susana Díaz, a quien apoya la Gestora, presidida por el asturiano Javier Fernández, y es en cierto modo, un apoyo indirecto a Pedro Sánchez en su campaña de enfrentamiento con la Gestora socialista. Este mismo jueves, Sánchez, ha pedido la dimisión de Rajoy, a la vista de la grave situación política, lanzando, además, el mensaje de que la Gestora está maniatada por la abstención que permitió la investidura de quien ahora, se pretende substituir, en una operación de pirotecnia, que no está articulada ni cuenta con el apoyo ni de Ciudadanos ni del Partido Nacionalista Vasco.
El anuncio de la censura la hizo este jueves en el Parlamento el propio Iglesias, rodeado de algunos de los suyos (no estaba ni Iñigo Errejón ni quienes en el mes de Enero de 2016 en el gobierno de coalición que le ofrecía a Pedro Sánchez, iban a formar parte del Gobierno, el general Julio Rodríguez, ministro de Defensas, la jueza Victoria Rosell, ministra de Justicia y Carolina Descansa, ministra de Sanidad, con Iglesias de vicepresidente y controlando el CNI). La única que aparecía en la comparecencia de este jueves, aparte de los representantes de las Confluencias y de Izquierda Unida, era Irene Montero.
Es verdad que no se ha hablado de nombres, aunque ha llegado a insinuarse la posibilidad de trabajar con un independiente, pero para cualquier moción de censura, según la Constitución, hace falta un candidato, y un programa alternativo, capaz de conseguir la mayoría de la Cámara: 176 diputados. Sabiendo que eso, a pesar de la gravedad de la situación política por la que atraviesa el país, es imposible conseguirlo, por la actual relación de fuerzas y, sobre todo, por la situación interna del PSOE, Iglesias en una jugada en la que le hará más daño al PSOE que al PP, se ha tirado a la piscina, sabiendo que no hay agua suficiente.
A pesar del “no” socialista, de Ciudadanos y del Partido Nacionalista Vasco, que continúa negociando con el PP los Presupuestos, Iglesias sigue adelante con su proyecto y ha hablado de “iniciar un periodo de consultas” con otros partidos, y con sindicatos como Comisiones Obreras o asociaciones como Jueces para la Democracia, para elaborar “una batería de propuestas urgentes” para una moción “alternativa al PP”. Para Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, “la moción de censura es una obligación ética y hace falta sacar al PP del Gobierno”.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario