viernes, 26 de mayo de 2017

RAJOY: LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA AL CONGRESO, COMO IBARRETXE


¡Viva la Pepa!

Blog de José Oneto. Consejero editorial del diario de internet Republica.com

Rajoy: la independencia de Cataluña al Congreso, como Ibarretxe


Toda la lentitud con la que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha venido actuando ante el “contencioso Catalán”, se ha roto este jueves ante la rápida respuesta que, en menos de 24 horas, le ha enviado el Presidente español al presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, sobre la petición de una apertura de negociaciones formales para la celebración de un Referéndum de independencia en Cataluña, previsto si no se adelanta, para el próximo mes de Septiembre. Leer +


En una carta de respuesta a otra de Carles Puigdemont, enviada este miércoles al Palacio de la Moncloa, en la que se le pedía la apertura de negociaciones para la celebración del Referéndum independentista, el Presidente  del Gobierno español ha descartado esa negociación, y le ha recordado al Presidente catalán que es imposible porque lo planteado es una “grave amenaza al orden constitucional vigente”. “Considero inexcusable volverle a reiterar no sólo la imposibilidad de tomar parte en aquello que propone, sino también, la imposibilidad de que su Gobierno plantee tan grave amenaza a la convivencia y al orden constitucional”.
El jefe del Gobierno se dirige a Puigdemont “como gobernante y representante del Estado”, invitándole de nuevo, a acudir al Congreso de los Diputados, como en su día fue el lehendakari Juan José  Ibarretxe, a explicar sus ideas, y a seguir los pasos marcados en la Constitución para negociar su reforma y sus planteamientos, ajustándose al marco común de todos los españoles para recuperar el diálogo. “Mal se compadece el diálogo que dice ofrecer con la amenaza de una declaración de independencia”, le recuerda Rajoy al Presidente catalán, desde que presentó su plan en el Ayuntamiento de Madrid el mismo día en que se filtraba a la prensa parte de la ley de ruptura, en la que se anuncia que si no hay referéndum, habrá Declaración Unilateral de Independencia (DUI).
La cúpula de poder catalana, propuso el lunes en Madrid, en una sala del Ayuntamiento de la capital española, negociar, de mutuo acuerdo, una fecha y otras modalidades para un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Advirtiendo que, los catalanes no están dispuestos a renunciar a su “derecho democrático” a una votación popular. Un portavoz del Gobierno central indicó que el Gobierno había invitado en vano al Presidente catalán a exponer sus planes políticos ante el Congreso de los Diputados en Madrid. Al mismo tiempo, criticó el borrador de la ley catalana para la separación del Estado español calificándolo como “golpe de Estado”.  La prensa  había  publicado, amplios extractos de un documento que también los representantes del Ejecutivo catalán tildaron de anacrónico y obsoleto, pero que es con el que trabajan los independentistas catalanas desde hace meses.
Ese borrador secreto de la Ley de Secesión de Cataluña, impone el control de los jueces por la Generalitat, hace del catalán la única lengua oficial, traspasa a Cataluña funcionarios y bienes del resto de España, y establece como Régimen del nuevo Estado la República. Igualmente esa Ley de ruptura con España  controlará a la prensa para la celebración del Referéndum;  incluye la posibilidad de intervenir los medios que el Gobierno de la Generalitat considere “críticos” y establecerá  que la mayoría de las ayudas y de los espacios publicitarios serán para los partidos que defienden el Sí en el Referéndum: Junts pel Si y la CUP.
Ante la filtración de esta ley de desconexión de España y del ultimátum del Presidente catalán, es la primera vez que el Presidente del Gobierno español ha reaccionado con energía, ya que hasta ahora todo quedaba reducido, según su tesis a que estábamos ante un soufflé, que tarde o temprano, tenía que bajar. Ha actuado con energía ha calificado como “golpe de estado“ lo que se quiere hacer, con un referéndum que según la Constitución es ilegal, y parece dispuesto a utilizar toda la legalidad vigente para evitar la consulta.
En estos momentos, la mayoría de los catalanes dice “sí” a una tercera vía que no es ni la de independizarse de España ni la de seguir con la actual autonomía. Mientras que aún no está resuelta la crisis surgida entre el Gobierno central de España y el Gobierno regional de Cataluña, sobre el anuncio del referéndum de Cataluña, el 46% de los electores catalanes opinan que dirán sí a permanecer dentro de España en el caso de que se trate de “competencias especiales nuevas y no revisables”. El porcentaje de los catalanes que se oponen a la independencia es de un 19%. Según la encuesta llevada a cabo a nivel nacional por la empresa Metroscopia, el porcentaje de los que apoyan la proclamación de la independencia de Cataluña es de un 33%. El 62% de los encuestados a nivel nacional no apoya la proclamación de la independencia por parte de Cataluña.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario