sábado, 20 de mayo de 2017

SI SUSANA DÍAZ ES "LA CANDIDATA DEL SISTEMA", QUÉ MAL ANDA EL SISTEMA

Si Susana Díaz es "la candidata del sistema", qué mal anda el sistema

La llamada "gran esperanza del socialismo" se ha ido desinflando y quien iba a "arrasar" puede acabar perdiendo las primarias del domingo



Susana Díaz presenta este miércoles sus propuestas para el PSOE, donde incluye mayor participación de militancia

Cada vez que oigo a alguien desde la izquierda señalar a Susana Díaz como "la candidata del sistema" siempre respondo lo mismo: "¡Pues qué mal anda el sistema!". Y no lo digo ya por la propia Díaz, cuyo prestigio nunca he llegado a entender, sino por lo rematadamente mal que se ha hecho la "operación Susana" desde el comienzo. Para ser la favorita (como dicen sus detractores) del poder económico, la gran empresa, la banca, los mercados, los grandes medios, la corona, el Gobierno, el PP, el aparato del PSOE y la vieja guardia socialista, no se explica la trayectoria descendente de la presidenta andaluza, en barrena hasta el domingo. Leer +

La que iba a "arrasar" en cuanto dejase Sevilla y se viniese a Madrid puede acabar perdiendo, o ganando por la mínima y pidiendo la hora, que si las primarias duran otra semana se vería superada hasta por Patxi López. Su asalto a Ferraz debería ser estudiado en las escuelas de política como ejemplo de todo lo que alguien no debe hacer si quiere conquistar el liderazgo. Cómo pasar de gran esperanza socialista a ganar unas primarias por los pelos, y además conformarte con dirigir el partido en el mejor de los casos, porque para unas generales los votantes socialistas ya no te quieren.


Cuesta recordarlo, pero hace menos de cuatro años (otoño de 2013) Díaz era saludada como "la gran esperanza blanca del socialismo", la mujer llamada a recuperar un partido deprimido y reconquistar el gobierno. Recién llegada a la presidencia andaluza, se paseaba por los platós y desayunos informativos de Madrid despertando pasiones. El futuro del PSOE era ella.
A partir de ahí, el globo Díaz se fue desinflando, hasta llegar esmirriado a este domingo. Primero decidió no dar el paso en 2014, apoyando a Pedro Sánchez en la ingenua confianza de que este se conformaría con mantenerle caliente la silla un tiempo. Después, fueron pasando los meses y las elecciones, y siempre estaba a punto de venirse a Madrid, pero solo amagaba, para desesperación de sus partidarios, que empezaban a temer que se le acabara pasando el arroz.
Su última jugada maestra fue tirar a Pedro Sánchez por la ventana y colocar una gestora para dejar gobernar al PP, consiguiendo el más difícil todavía: rehabilitar al quemado Sánchez, que sin la torpeza de Díaz sería hoy un cadáver político, y ahí lo tienen, convertido de repente en "el candidato de la militancia", con perfil izquierdista y opciones de ganar el domingo. Y todo se lo debe a Susana.
Las últimas semanas el globo Díaz ha seguido perdiendo aire: el casi empate en avales, el debate de candidatos donde no lució mucho, y la presentación tardía de un programa que tiene pinta de corta y pega apresurado y contiene propuestas que gustan poco en sus filas.
Por eso digo que si Susana Díaz es "la candidata del sistema", qué mal anda el sistema, peor de lo que creíamos. No solo falla en la selección de candidatos, sino que encima la arropa de la peor manera posible: con editoriales elogiosos en la prensa conservadora, tertulianos de derecha mostrando su preferencia por ella, articulistas anunciando el apocalipsis si gana Sánchez, encuestas que la señalan como la favorita de los votantes del PP… Todo lo que los militantes socialistas necesitan escuchar para votar por ella, vaya.
A 48 horas de las primarias, a Díaz solo le falta que Rajoy le exprese su apoyo en público para que pierda el poco aire que le queda. No lo descarten.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario