viernes, 16 de junio de 2017

EL PAÍS VUELVE A LA CARGA CONTRA SÁNCHEZ


El Manantial

Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El País vuelve a la carga contra Sánchez


Por mucho que llame la atención hay algo que ha unido en los últimos años a Rajoy, Sánchez e Iglesias porque los tres han sido objeto de la embestida de ciertos poderes fácticos que se han entrometido en la vida democrática española con Felipe González, Juan Luís Cebrián y parte del Ibex 35 disfrazados de ‘salva patrias’. Los que, tras comicios del 26-J de 2016, intentaron colocar a Soraya Sáenz de Santamaría al frente del Gobierno del PP con la ayuda de Ciudadanos y la abstención de un PSOE liderado por Susana Díaz.
Leer +


El objetivo era: apartar a Rajoy -quien se las tuvo tiesas con dichos poderes fácticos presumiendo de su ‘independencia’- del Gobierno del PP; y, por otra parte, liquidar a Sánchez y a su presunta ‘Operación Frankenstein’ que incluía un gobierno del PSOE y Podemos con apoyo de los nacionalistas. Un golpe de mano de los fácticos que Sánchez denunció anti Jordi Évole en ‘Salvados’, y que años atrás perpetraron contra Josep Borrell cuando ganó la primarias del PSOE, y puso en jaque la trama del ‘felipismo’ que lo tildó de ‘peligroso jacobino’.
A Sánchez lo cazaron en el Comité Federal del 1 de octubre, pero Rajoy no se prestó a la maniobra y finalmente consiguió la investidura con el apoyo de C’s y la abstención de la Gestora del PSOE que presidía Javier Fernández. Pero la intriga se desmoronó con la victoria de Sánchez en las primarias socialistas y la derrota de Susana Díaz, a pesar del tenaz apoyo de Prisa a la andaluza y los editoriales de El País contra Sánchez.
Ahora, tras la moción de censura de Iglesias contra Rajoy y los mutuos requiebros entre el líder de Podemos y el portavoz socialista José Luis Ábalos, en pos de una nueva mayoría progresista para desalojar al PP del poder, El País vuelve a la carga.
Y así y en la vísperas del Congreso del PSOE ha resucitado el fantasma de la ‘Operación Frankenstein’ con un editorial que concluye así: ‘Esta moción de censura era un señuelo diseñado por Iglesias para atraerse al PSOE a un terreno en el que pudiera controlarlo. Desde ese punto de vista, no cabe duda que Podemos ha logrado un importante triunfo’.
El objetivo de esta nueva embestida editorial de Prisa contra Sánchez es doble: por un lado quiere invitar a los barones del PSOE contrarios a Sánchez a dar la batalla en el Congreso del partido, en pos del control del Comité Federal para maniatar a Sánchez; y por otro lado El País, que da por perdida su relación con Sánchez, necesita que los barones rebeldes al ‘sanchismo’ salven en sus feudos y en el Comité Federal la especial relación de la que Grupo Prisa disfrutó con Felipe González a lo largo de los 40 años de la Transición.
Relación que está en la base del negocio y la influencia de Prisa bajo la batuta de González y Cebrián (y antes con Polanco), porque este Grupo se presenta ante poderes económicos y políticos españoles y de ciertos países europeos y Latinoamericanos -donde la editorial Santillana de Prisa vende los libros de texto-, como el dueño ‘intelectual, ideológico y cultural’ de la izquierda española que ellos encauzaban hacia el campo liberal al margen de las bases y los votantes del PSOE.
Algo que les empezó a fallar con el fin del bipartidismo y la llegada de Podemos al Parlamento como tercera fuerza política, que denunciaba a la ‘casta’ y la ‘trama’ del Régimen de la Transición, y la irrupción de un rebelde Sánchez en el liderazgo del PSOE que ha vuelto a reconquistar.
Convencido Sánchez ‘el Rojo’ -así lo llamó Lambán- que va a recuperar votos de la izquierda que se fueron a Podemos y a lograr una mayoría ‘sin vetos’ (en alusión a C’s) para deshacer el fantasma de la Operación Frankenstein que tiene en su interior el cáncer del desafío catalán.
Lo que intentó Sánchez en su fallida investidura de marzo de 2016 y desbarató Podemos, porque Iglesias creyó y erró que en unas segundas elecciones del 26-J del mismo año y con la ayuda de IU lograría dar el ‘sorpasso’ al PSOE y convertirse en líder de la Oposición, que es lo que ha pretendido escenificar en la moción de censura contra el PP.
Parece que los hechos y la realidad son tozudos y avalan la máxima de ‘cada mochuelo a su olivo’. Los políticos a la política, los medios a la información y los empresarios a sus empresas. Y que los tiempos de la promiscuidad entre estos tres poderes de los llamados ‘caballeros de la cama redonda’, que tanto enturbiaron la Transición y propiciaron la corrupción, deben de acabar en beneficio del limpio juego democrático español y de la normalidad.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario