lunes, 5 de junio de 2017

PUIGDEMONT, SU DISLATE Y EL SILENCIO DE TANTOS CATALANES


En el andén

Blog de Melchor Miralles en Republica.com

Puigdemont, su dislate y el silencio de tantos catalanes


La desconexión catalana sigue su curso, y la burguesía catalana sigue callada. Puigdemont y sus secuaces continúan adelante y la constitución clandestina que se han organizado ahí la tienen, preparadita. Ese texto legal con el que pretenden consumar el dislate, cuyos autores son una mezcla de Chávez, Trump, Theresa May, los Castro y Monedero, es un engaño dirigido contra la mayoría de los catalanes, pero la mayoría de los catalanes sigue a lo suyo, como si no pasara nada, y vaya si pasa, entre otras cosas que su parlamento y su presidente están atentando gravemente contra sus derechos civiles. Y como todo el proceso que se han montado con el dinero de todos carece del más mínimo rigor democrático y no ofrece garantía alguna, parece que muchos no se dan cuenta de que ellos, los impulsores del disparate, van a acaparar toda la pasta pública para la campaña, y los defensores del no harán la campaña tiesos y a dos velas. Leer +


Les importa menos que nada que el Consejo de Europa rechace el referéndum unilateral. Puigdemont se dirigió por escrito al presidente de la Comisión Europea para la democracia a través de la Ley, que forma parte del Consejo de Europa, Gianni Buquicchio, para hacerle saber los planes del Gobierno y el parlamento catalán. No le explico Puigdemont que él y sus mariachis han efectuado una reforma nada democrática del reglamento parlamentario para sacar adelante por la cara su desconexión exprés. Y la respuesta del tal Buquicchio ha sido clara como el agua. Le ha dicho que cualquier actuación o colaboración de la Comisión debe contar con el visto bueno de las autoridades españolas y que cualquier referéndum ha de celebrarse con la absoluta conformidad de la Constitución.
Y mientras siguen con su locura, que puede terminar generando un enfrentamiento social de consecuencias imprevisibles, o previsibles claro, continúa el goteo de informaciones que abrochan lo ya sabido sobre el dineral que los nacionalistas e independentistas han robado a manos llenas para financiar sus partidos y su fiesta secesionista. Germá Gordó, ex gerente de Convergencia, ex secretario del gobierno, ex consejero de Justicia, hombre de máxima confianza de Artur Mas, que era el jefe de la banda al que designó el capo Jordi Pujol, ha sido imputado por el Tribunal Superior de Justicia por tráfico de influencias, malversación de fondos públicos y soborno. Y se ha sabido por uno de los delatores, cuya identidad se desconoce por ser testigo protegido, que Gordó tenía el control total y absoluto de la financiación ilegal de Convergencia, ha declarado que a Gordó “le molestaba que los empresarios fueran por libre” y ha explicado con detalle cómo la mano derecha de Mas (todos los capos tienen sus sicarios) exigía a los empresarios que lo avisaran de a qué concurso público se presentaban para poder pactar con él las comisiones que habían de pagar encubiertas como donaciones.
Insisto en que ya va siendo hora de que los corruptores, en Cataluña y en el resto de España, dejen de irse de rositas. No habría políticos corruptos si no hubiera personas, en este caso empresarios, sobre todo de la construcción, aunque no solo, dispuestas a corromper, y no es de recibo que la Policía y la Justicia empapelen cuanto pagaban y a cambio de qué. Y ellos tienen también sub responsabilidad, moral sin duda, pero también penal. Porque ellos han enriquecido ilícitamente a políticos y partidos, pero a la vez han competido en desigualdad de condiciones con otros empresarios decentes que no han podido sacar adelante sus empresas por no estar dispuestos a sobornar. ¿Dónde están los que se llenan la boca de censurar el comportamiento del PP respecto a la corrupción, pero callan ante la gravedad de lo que sucede en Cataluña? Tan callados como tantos catalanes que llevan años mirando para otro lado, y que son cómplices del dislate.
Y espero que prospere la acción penal interpuesta por Sociedad Civil Catalana por malversación de caudales públicos contra el Gobierno de la Generalitat por pulirse muchos millones del erario en financiar un referéndum ilegal. El dinero de todos no está para que se lo gasten quienes gobiernan en aventuras contrarias a la ley. Me parece evidente que es un delito. A ver cómo avanza esa investigación.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario