sábado, 15 de julio de 2017

BAUMAN Y UN MENSAJE A MIOPES POLÍTICOS: SE ACABARON LAS MAYORÍAS

Bauman y un mensaje a miopes políticos: se acabaron las mayorías 


Bauman y un mensaje a miopes políticos: se acabaron las mayorías



Fuente imagen: https://es.wikipedia.org
Los medios tradicionales de comunicación masiva se extinguen en sus formatos basados en el papel, porque sus canales habituales han mutado a los soportes digitales. Leer +

 La sociedad política tradicional se percató tarde que su electorado ha ido envejeciendo, lo que lo distancia del universo “millennials”.  La generación del milenio, es decir la generación de todos los jóvenes que en el año 2000 llegaron a la vida adulta. Éstas son las características que les hace únicos: son los que plantean los nuevos retos para el uso y aplicaciones de Internet, el móvil, los medios sociales. Todas son herramientas naturales para estos jóvenes. Ellos han decidido que se acabaron las mayorías absolutas, al menos en el actual contexto histórico. Son la resistencia al statu quo.
En su día a día compran, hacen transacciones, comparten productos y servicios. También votan, aman, tienen sexo y se informan. Es una forma de vida que ha hecho más global a todos los mercados y a las personas que participan. También ofrece la ilusión de una cierta libertad de estar o no estar y, con todos los riesgos que ello supone, interactuar con instituciones y personas que afectan de un modo u otro sus vidas. Las Redes Sociales se ofrecen entonces como ámbitos de comunicación de un dinamismo desconocido hasta el presente. Tal vez por ello el poder les teme, como sugieren las penas desproporcionadas impuestas por medio de leyes injustas. En cualquier caso, las Redes Sociales solo pueden ser vehículos de cambio si a las propuestas unen acciones de movilización de ideas y de conductas. Hay que viajar del espacio virtual al físico y hacer sentir la presencia. O no serán medios para que el sistema evolucione por medios pacíficos.

Estos sujetos que nos han gobernado requieren de asignar “culpas”, a todos aquellos que los ocultan de sus peores comportamientos y corruptelas.


Si, como dice Zygmunt Bauman,  la modernidad europea resulta del producto de una transacción entre la cesión de libertades y la comodidad para disfrutar de un nivel de beneficios y de seguridad. Entonces, debemos concluir que hemos caído en la única y perversa comodidad que pueden tener inmensos campos de prisioneros económicos, bajo la escenografía de un bienestar que se ha ido recortando en Europa, a favor de nuestros carceleros.




Bauman y un mensaje a miopes políticos: se acabaron las mayorías
Fuente imagen: http://www.20minutos.es

Una de las póstumas ideas de Zygmunt Bauman para encontrar respuestas de factibilidad aceptable para el futuro que nos aguarda era que, hasta ahora, según el pensador: “lo que ha funcionado es la división entre “nosotros”’ y “ellos” y seguimos empeñados en buscar un “ellos”,…, “preferiblemente el extranjero de toda la vida, inconfundible e incurablemente hostil, siempre útil de cara a reforzar identidades, trazar fronteras y levantar muros”. Sin embargo, esta dicotomía histórica “no termina de encajar” con la “emergente “situación cosmopolita”. ¿Cuál es entonces la única respuesta posible? “La capacidad para dialogar”. Esta propuesta es todo un legado y una explicación a las salvajes políticas en materia de migraciones y derechos civiles internos. Estos sujetos que nos han gobernado requieren de asignar “culpas”, a todos aquellos que los ocultan de sus peores comportamientos y corruptelas.

Es menester reunirse dialogando en torno a valores, a ideas nobles. A la honradez o a la honestidad, por ejemplo. Esos valores de los que se ríen todos los días aquellos y aquellas que nos han encadenado al carro de la corrupción sistemática y del latrocinio constante, procurando que creamos que ese presente miserable es el único posible


Solamente desde el diálogo efectivo, y con la aceptación de que se acabaron las mayorías en el panorama electoral español, pueden entenderse las recomendaciones finales del sociólogo polaco:
Debemos prepararnos para un largo período que estará marcado por más preguntas que respuestas, y por más problemas que soluciones (…) Nos encontramos (más que nunca antes en la historia) en una situación de verdadera disyuntiva: o unimos nuestras manos o nos unimos a la comitiva fúnebre de nuestro propio entierro en una misma y colosal fosa común“.
Es menester reunirse dialogando en torno a valores, a ideas nobles. A la honradez o a la honestidad, por ejemplo. Esos valores de los que se ríen todos los días aquellos y aquellas que nos han encadenado al carro de la corrupción sistemática y del latrocinio constante, procurando que creamos que ese presente miserable es el único posible.
Si lo hacemos, entonces sí que será lo que merezcamos.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario