jueves, 6 de julio de 2017

EL PIB NO CRECE IGUAL PARA TODOS


Retablos financieros

Blog de economía, finanzas e inversiones

El PIB no crece igual para todos

Periodista y economista


Las actualizaciones más recientes que se han realizado sobre el crecimiento de la economía  española conducen a una previsión de aumento del PIB del 3% para este año. Es una previsión que también ha hecho suya el Gobierno.  Hay motivos bastante  numerosos para suponer que estas previsiones están en lo cierto, ya que los indicadores que  reflejan el aumento de la actividad económica  apuntan casi todos en la misma dirección.  Leer +


Pero de lo que se habla menos es de la forma en la que ese crecimiento se está distribuyendo por  espacios geográficos y por sectores sociales. El dinamismo económico no está siendo igual para todos los españoles, con discrepancias que a veces resultan importantes según la clase  o grupo social al que se pertenezca y también a la zona del  país en la que se viva. Ya en la fase depresiva se pudo observar la importante diferencia existente entre sectores sociales y áreas geográficas a la hora de  estimar el dinamismo de la actividad económica.
Ahora llevamos tres años de crecimiento sustancial, a ritmo del 3%, que es un aumento importante de la actividad   económica, pero no todos los territorios, ni todas las Comunidades Autónomas, pueden presentar el mismo  grado de bonanza económica. Hay polos de crecimiento que año tras año vienen reflejando una mayor capacidad de aprovechar la bonanza de la economía y que, además, suelen  vivir con  mejor  desempeño, los rigores de las etapas  más bajistas del ciclo.
La regionalización del crecimiento económico la realizan en España varias instituciones. Una de ellas, Ceprede, acaba de actualizar sus  previsiones por Autonomías para el año en curso y las cifras que ofrece resultan bastante ilustrativas de estas diferencias. A la cabeza del crecimiento de la economía española se encuentran, por este orden,  Madrid, Castilla La Mancha, Canarias, Cataluña y Valencia, todas ellas con crecimientos previstos del PIB superiores a la media nacional, es decir, por encima  del 3%. El caso más destacado es el de Madrid, con una previsión de crecimiento del PIB del 3,5%, lo que  convierte una vez más a la economía de la capital en el polo de empuje económico más importante del país.
En el extremo opuesto hay algunas  zonas del mapa nacional que apenas logran  crecimientos en torno o levemente por encima del 2%, es decir, muy lejos de los líderes. Se trata de Autonomías de escasa dimensión geográfica, población modesta y  en algunos casos alejadas de los ejes principales de comunicaciones o  pertenecientes a la España interior. Son  Extremadura, Cantabria y La Rioja,  esta última como colista en el crecimiento aunque a escasa distancia de las anteriores. Es la España menos dinámica a la que la organización del Estado de las Autonomías no ha logrado  despertar y dotar de las capacidades de crecimiento de que gozan otras zonas del país. La corrección de estas desigualdades ha ocupado escasas atenciones por parte del Gobierno de la nación y los parientes pobres de la democracia corren el riesgo de perpetuar su condición  si desde el Gobierno central no se le pone algún e remedio.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario