lunes, 17 de julio de 2017

POR QUÉ SE ACELERA EL AHORRO


Retablos financieros

Blog de economía, finanzas e inversiones

Por qué se acelera el ahorro


A  bastantes analistas les ha llamado la atención el desplome de la tasa de ahorro en España durante los últimos meses. En el primer trimestre de este año, este  retroceso ha alcanzado cotas que no se conocían desde antes de que estallara la crisis económica del año 2008. Los españoles ahora no ahorran o ahorran menos que nunca y además casi todo lo que ahorran lo destinan  a cuestiones inmobiliarias. La reducción del ahorro  tiene mucho que ver con la fuerte disminución de las deudas que se ha producido en los años pasados y ahora, una vez el nivel de deuda familiar está algo más atemperado a las circunstancias de una economía en fase de crecimiento sostenido, la genta dedica más dinero al consumo, de forma que el ahorro ha pasado a un segundo plano. Leer +


La caída de la tasa de ahorro, que se ha acelerado en los últimos meses, desde mediados del año 2015,  tiene  explicaciones  diversas y poderosas. Una de ellas es la bajísima tasa de interés, ya que la remuneración del ahorro es ridícula, incluso negativa.  Los ahorradores están en horas más bajas que nunca cuando se trata de  sacar dinero de las rentas no gastadas y acumuladas en instrumentos de inversión, que cada vez arrojan  ganancias menos interesantes, como no sea a costa de incrementar de forma agresiva los niveles de riesgo.
La segunda razón de peso que se ha venido a incorporar a esta tendencia es la mejora del clima económico, ya que al reducirse las incertidumbres, la gente que ahorra (la clase media) tiene menos miedo a perder su empleo  y aumenta el nivel de gasto, al no existir incentivo alguno para atesorar de cara a tiempos difíciles.
Además, el ahorro no está  precisamente bien tratado en España desde el punto de vista fiscal y las  propuestas que escuchamos de vez en cuando, por parte de algunos partidos políticos que  luchan por llegar al poder e implantar sus políticas, no van precisamente en esa dirección.  Uno de los asuntos que sigue atascado es el de las ventajas fiscales  que se vienen reclamando para quienes ahorren  para contar con un plan de pensiones suficiente. Es  cada vez más patente que el sistema de pensiones del país, vista la evolución demográfica, no será suficiente para mantener a la población pasiva en el futuro.
Un complemento privado que salga del ahorro privado de cada español jubilado sería un buen apoyo para compensar la insuficiente de recursos públicos. Los expertos llevan varios meses discutiendo este asunto en la comisión del Pacto de Toledo, pero no acaban de encontrar la fórmula que permite dotar al sistema de pensiones de una  mayor credibilidad como instrumento  sostenible en el futuro.  El reforzamiento, mediante apoyos fiscales, de la capacidad de ahorro de los particulares sería una buena  solución, aunque sea sólo una solución parcial y que afecte lógicamente a los españoles  que tienen capacidad de ahorro. Ahora, muchos que tienen capacidad de ahorro no la ejercitan en este terreno (el del ahorro para una buena pensión privada en el futuro) porque  no sólo no existen incentivos en este terreno sino incluso una penalización por la vía del IRPF.
La baja tasa de ahorro detectada en los últimos meses tiene además otra lectura, la de un  crecimiento económico más acelerado del que sería  deseable ya que los flujos de ahorro se están  derivando hacia el consumo, añadiendo  algo de actividad adicional que refleja el PIB y que ha asombrado a algunos analistas. De hecho, las previsiones económicas de crecimiento han sido revisadas continuamente al alza en los dos últimos años.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario