viernes, 7 de julio de 2017

RAJOY, SÁNCHEZ, CATALUÑA Y EL 155


En el andén

Blog de Melchor Miralles en Republica.com

Rajoy, Sánchez, Cataluña y el 155



Dos horas y media de reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en la Moncloa. Nos venden que ha ido todo sobre ruedas y que hay un acuerdo en lo esencial, o sea, que no cabe un referéndum ilegal en Cataluña. Pero a partir de ahí, acuerdos más bien pocos, por no decir que ninguno. Y mucha distancia en cuestiones de mucho fuste. Sánchez ha invitado a Rajoy a no permanecer “de perfil” e inactivo en el asunto catalán, y le ha dado de plazo hasta septiembre para actuar políticamente y sentarse con Puigdemont, porque de lo contrario el PSOE comenzará con iniciativas parlamentarias.       Leer +



O sea, que el asunto sigue más o menos igual. Sánchez en su mundo del Estado plurinacional y federal y la reforma territorial de la Constitución, y Rajoy en esperar y ver, mientras los independentistas siguen en su carrera en pelo del chantaje al Estado y la amenaza del referéndum ilegal e inmediata declaración de independencia. En Presidencia no se considera que en estas condiciones Rajoy deba entrevistarse con Puigdemont, y en el PSOE discrepan de la posición del Presidente y dicen no entender cómo piensa Rajoy frenar el proceso independentista sin diálogo.
En lo que si hubo también acuerdo de hecho es en ni mencionar la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución. El PSOE considera que “no procede aplicarlo y no lo apoyaríamos” y el PP ni menciona el asunto, aunque reiteran que el Gobierno garantiza la aplicación de las leyes en todo el territorio nacional. Y sigue en la política y en los medios la permanente mención a que el 155 es un artículo que “suspende la autonomía”, cuando no es así. El tan manido artículo lo que hace es garantizar el cumplimiento de la legalidad vigente, de la Constitución y el Estatuto de Autonomía, relevando si es menester a las autoridades que estén vulnerando la legalidad.
Pero hay miedo, mucho miedo, a aplicar la ley en el caso catalán. Ayer Felipe González y José María Aznar, desde posiciones tan alejadas en lo político, aunque no en lo personal, coincidieron en defender su aplicación con normalidad. Y creo que tienen razón. No alcanzo a comprender tanta reserva a aplicar la ley a quienes gobiernan en Cataluña cuando al resto de los mortales se les aplica sin miramiento alguno.
Hoy leo en El Mundo un dato curioso que viene a reconfirmar el dislate de los independentistas catalanes. Mientras en su constitución estilo bolivariano que se cisca en los derechos civiles y la división de poderes no se establece un mínimo de participación para dar validez al referéndum, la Generalitat si exige un quórum para que una localidad catalana se segregue de otra, al menos un 50%, según la Ley Municipal de Cataluña. O sea, que pretenden que sea más fácil que Cataluña se independice de España que partir un municipio catalán.
El independentismo catalán no va a parar, aunque andan observándose unos a otros a ver quién es el primero que tiene valor para ser realista y bajarse del caballo. Siguen en la locura. La última de la CUP es que quiere expropiar la Catedral de Barcelona para recuperarla “para las clases populares” y abrir un economato. Este es el nivel. Y, entre tanto, insisto, reitero, ¿dónde están los catalanes, las clases medias, la burguesía, quienes se sientan ciudadanos libres? ¿Por qué su silencio?
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario