jueves, 20 de julio de 2017

SIGUE EL JUEGO DEL RATÓN Y EL GATO ENTRE GENERALITAT Y GOBIERNO…


¡Viva la Pepa!

Blog de José Oneto. Consejero editorial del diario de internet Republica.com

Sigue el juego del ratón y el gato entre Generalitat y Gobierno…



El Gobierno de la Generalitat ha decidido comprar las urnas del referéndum de independencia en total secreto, sin ningún tipo de convocatoria pública para evitar que el Gobierno pueda recurrir la orden de compra ante el Tribunal Constitucional, algo que ya estaba preparado y listo. El Govern de la Generalitat, que había anunciado que este martes iba a aprobar el decreto para la compra de las urnas para el referéndum del 1-0, se ha limitado a comunicar que  ha “analizado y compartido” los itinerarios posibles para la compra de esas urnas y que, a partir de ahora, serán mucho más herméticos a la hora de dar cualquier información que pueda llevar al traste con el objetivo independentista o pueda ser usada por el Estado para obstaculizar el referéndum y la independencia. Leer +


En esa técnica en la que son especialistas del llamado, ‘juego del ratón y el gato’, tanto el presidente Puigdemont  como el vicepresidente Oriol Junqueras no han querido dar ningún dato para que el Gobierno  lo utilice para recurrir al Constitucional o para que la Guardia Civil lo tenga en cuenta para dirigirse a los distintos fabricantes advirtiéndoles de la ilegalidad de la consulta y de las responsabilidades penales en las que pueden concurrir si participan en la construcción de esas polémicas urnas, ya que contribuirían en un delito de malversación de caudales públicos como cooperadores .
Este juego del ratón y el gato está siendo seguido con curiosidad por numerosos medios internacionales que no entienden esa cruzada independentista que no se sabe si va a terminar, o no, en el manoseado referéndum. Es la pregunta que se hacen los grandes medios internacionales, que cada vez son más escépticos sobre la posibilidad de la consulta, aunque no descartan el choque de trenes o la caída en el precipicio. Es lo que se pregunta la revista del periódico La Repubblica, que cree que el verdadero enigma de la situación española es una situación que gira en torno a si habrá o no ese referéndum de ruptura con España.
Un referéndum que todos los medios reconocen que tiene su historia y que comienza un 10 de junio de 2010, cuando centenares de miles de catalanes salieron a las calles al grito de “Somos una Nación ” para protestar contra el Tribunal Constitucional, culpable de haber rechazado el Estatuto de autonomía aprobado por los Parlamentos de la ciudad catalana y de Madrid, en el que las correspondientes regiones se definían como ‘Nación’. El grito proindependencia se levantó más alto que nunca y superó todos los récords de adhesión.
Siete años después, el proceso secesionista sigue siendo el gran desafío para España, después de que el presidente catalán Carles Puigdemont anunciase un referéndum sobre la independencia para el 1 de octubre. En cambio, el Gobierno central de Mariano Rajoy está decidido a impedir el referéndum, calificado como inconstitucional: también los socialistas del PSOE y el partido de Ciudadanos se oponen. Por tanto, el diálogo está bloqueado y  ha  aumentado el sentimiento antiespañol en la región .
Pero es que sin Cataluña, según algunos análisis, España estaría en quiebra. Como señaló recientemente el profesor de Economía (y ferviente separatista) de la Universidad de Columbia Xavier Sala i Martí en una entrevista con la televisión catalana, España sería incapaz de seguir pagando su deuda, que actualmente asciende al 100 % del PIB. Esta cifra, naturalmente, incluye la aportación de Cataluña, que representa el 16 % de su población y el 19 % de su economía. Es el mayor exportador de España y, a pesar de la incertidumbre sobre su futuro, crece más rápidamente que cualquier otra región. Los separatistas catalanes están decididos a que el referéndum siga adelante. Pero los  mecanismos legales que tiene el Estado español a su alcance para evitar el referéndum son tan “claros y obvios” que, prácticamente, nadie le da importancia a la reciente decisión del gobierno catalán de celebrar el referéndum el 1 de octubre, afirma el director de finanzas para España.
Para  algunos de los miembros ahora sustituidos de la Generalitat -según  da cuenta el Frankfurter Allgemaine Zeitung– la preocupación por su propio futuro personal ha jugado un papel considerable en el futuro de ese referéndum.  La exconsejera de Educación tiene dos niños pequeños y también se dice que al exconsejero de Interior le ha disuadido una posible pena de prisión. El Gobierno central en Madrid advirtió expresamente por escrito a los funcionarios y concejales municipales en los cerca de mil ayuntamientos que no apoyen el referéndum. Esto no se refiere únicamente al mismo día de la votación. Antes deberá redactarse una lista de ciudadanos con derecho al voto y muchos empleados públicos temen medidas disciplinarias. Esta es la verdadera situación que hace que aumenten sobre la celebración de la consulta.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario