miércoles, 5 de julio de 2017

UNA MISTERIOSA LEY DE REFERÉNDUM ESCASAMENTE DEMOCRÁTICA


¡Viva la Pepa!

Blog de José Oneto. Consejero editorial del diario de internet Republica.com

Una misteriosa Ley de Referéndum escasamente democrática


En medio de una crisis entre partidos que defienden la independencia, de un golpe de estado dentro del  PDeCat (el partido que ha venido a substituir a la desaparecida Convergencia) estimulado precisamente por la CUP, de una pelea dentro de ese partido que ha provocado, incluso, la intervención de Francesc Homs, que a través de twitter ha manifestado que “está hasta los huevos”, y en un ambiente de cierto pesimismo porque no hay urnas, ni hay censo, ni están asegurados los locales en las que tendrían que colocarse las urnas, y sin resolver la situación de los funcionarios que se pretenden substituir por voluntarios, la Generalitat  ha dado un paso más presentando públicamente la llamada Ley del Referéndum que pone fecha a la independencia de Cataluña.           Leer +


Siguiendo el juego del ratón y el gato (ver Republica.com “La esquizofrenia catalana y el juego del ratón y el gato”), el bloque soberanista al presentar la Ley en el Parlamento catalán con la ausencia del PP, PSC y Ciudadanos, no ha enseñado ni distribuido ningún papel que puede ser utilizado por el Gobierno para cualquier tipo de recurso ante el Tribunal Constitucional, ese bloque soberanista (Junts Pel Si y la CUP), se ha limitado a dar unas explicaciones muy generales sobre una Ley que no reúne los mínimos requisitos para calificarla como democrática, ya que habla de la fecha de la declaración de independencia de Cataluña el mismo día o dos días más tarde de que salga el “Sí” en el Referéndum, sin establecer siquiera, los mínimos exigibles para que ese Referéndum tenga credibilidad y responda a todas las posiciones políticas que defienden los catalanes.
En efecto, ”la ley que abre la cerradura” prevé que se declare de manera inmediata,  la república catalana en caso de que el ‘sí’ gane el 1 de Octubre, al tiempo que se abre un periodo constituyente. En caso de que triunfe el No, se convocarán nuevas elecciones autonómicas. El preámbulo se apoya en el concepto internacional del derecho de autodeterminación reconocido por las Naciones Unidas, el Tribunal de la Haya y por la Corte Internacional de Justicia de 2010. “Con esta ley se establece un régimen jurídico excepcional para dar respuesta a esta realidad y poder celebrar el referéndum vinculante”, dicen sus promotores que aseguran que será “suprema”, y que prevalecerá sobre cualquier otra norma que pueda contradecirla, con el objetivo de garantizar la seguridad jurídica de todos aquellos cargos que colaboren con la consulta.
La presentación de la Ley se ha producido en un clima de crispación dentro de las propias filas independentistas por las tensiones internas que han salido a relucir a la opinión pública y, cuya manifestación más evidente, ha sido el cese del conseller de Empresa i Ocupación, Jordi Baiget, por manifestar en una entrevista periodística, sus dudas sobre la celebración del Referéndum de independencia el próximo 1 de Octubre. Las declaraciones de Baiget, un hombre cercano a Artur Mas, moderado, y defendido por los nuevos dirigentes de PDeCat y por la vieja guardia de Convergencia, en las que ponía en duda, algo tan sagrado como el Referéndum, así como sus reflexiones de que se estaban enfrentando a todos los poderes de un Estado, como el Estado Español, le parecieron un auténtico desafío al presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y, sobre todo, a la CUP (Candidatura de Unidad Popular) que le exigió al Presidente de la Generalitat su cese inmediato. Algo que se produjo, horas después de la petición de la CUP.
Jordi Baiget  está convencido de que “el Estado tiene tanta fuerza que probablemente no podremos hacer el referéndum. ¿Se aprobará una norma legal catalana para que se pueda hacer? Sí, pero en el minuto uno vendrá la suspensión”, confesaba  Baiget a El Punt Avui. “Irán tan en contra que quizás tendremos que hacer algo diferente, y algo diferente se puede parecer a un 9N. Por esto, cuando bandeamos el 9N, cuando decimos que ahora no haremos un 9N, a mi estas declaraciones no me gustan, nos cierran puertas”. Baiget, da a entender de que su patriotismo llega hasta que llegue a afectar  a su cartera. “Yo podría aguantar tener que ir a prisión, pero no si van contra el patrimonio; pensemos en la familia, nuestras decisiones pueden afectar a nuestras familias”. El cese del conseller es un triunfo de la CUP que ha puesto a Puigdemont entre la espada y la pared (y, por supuesto, no es la primera vez) y un auténtico “golpe de estado” dentro del PDeCat, cuya responsable de organización ha intentado defenderle pero a la que han dejado sola.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario