jueves, 10 de agosto de 2017

LO DEL PRAT SERÁ SOLO EL PRINCIPIO


La bolsa o la vida

El blog de Fernando González Urbaneja, periodista y analista económico y político

Lo del Prat será solo el principio


AENA va bien, un cohete en bolsa; el valor de la compañía se ha revalorizado de forma espectacular desde que cotiza (+66% el año 2016 y +32% en lo que va de año). Si en manos del Estado su valor era incierto, tras la privatización parcial, sin pérdida de control por el Estado, su valor se ha multiplicado. La coyuntura ha ayudado, pero los gestores han trabajado bien para multiplicar los ingresos y contener los costes. En materia de costes los concursos para externalizar servicios aeroportuarios han ayudado porque son sectores con mucha competencia y con compañías bien equipadas y, últimamente decididas a crecer, incluso sacrificando márgenes. Leer +


El problema de estas contratas es que cuando se exprimen en exceso pueden estallar con consecuencias imprevisibles. Es lo que ha ocurrido en el Prat con la contrata de seguridad ganada por Eulen (y pérdida por Prosegur) hace poco más de un año. Eulen rebajó precio y asumió una doble escala salarial, una para los heredados de la vieja contrata y otra para los nuevos. Una dualidad demasiado frecuente en grandes empresas con capacidad de negociación y sindicatos que defienden a ultranza las posiciones ya conquistadas, lo que les lleva, a veces a una notoria insolidaridad con los nuevos.
La huelga del aeropuerto de Barcelona es de las que hacen daño, irritan al ciudadano-rehén, interesan a los medios porque son noticia y perturban a los políticos. Una actividad aparente menor, la de control de las entradas de viajeros, pero que se convierte en crítica cuando se rompe la cadena. Además manda una señal de que romper la cadena en esa parte o en cualquier otra del complejo entramado de un aeropuerto puede ser rentable.
El conflicto no se ha resuelto pero está claro que Eulen (y AENA) van a rascarse el bolsillo, ya han hecho concesiones y más que harán. Los de comité de huelga lo tenían claro,”si hay colas ganamos”.
Esa es la lección de este conflicto, hay que hacer colas para ganar, de manera que cuando esta contrata se revise, que se revisará, las demás contratas irán con el mismo camino, en Barcelona y en Madrid y en aquellos aeropuertos donde sea posible. Otorgar contratos al mejor postor tiene precio y consecuencia no previstas o previsibles. El salario más bajo no es necesariamente ni el más eficiente ni el de equilibrio, puede ocurrir lo contrario, que sea el de desequilibrio.
¿Qué alternativa tiene AENA, endosar los nuevos costes al contratista, a Eulen, o repercutirlo en el contrato con un mayor canon? La respuesta no es baladí, ya que abrirá, o no, una nueva serie de conflictos en otras contratas y otros sectores.
Tras unos años con muy baja conflictividad laboral, la crisis contenía las aspiraciones, entramos en una etapa de recuperación y de exigencia. La huelga general de diciembre de 1988 ocurrió cuando la recuperación era más que evidente, y esa pauta tenía lógica, coherente con los movimientos sociales y la acción colectiva. Las próximas negociaciones laborales serán más exigentes y ambas partes tendrán que desarrollar, con complicidad del gobierno, inteligencia emocional y negociadora para que no se les vayan de las manos las tensiones.
_____________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario